Bauhaus y la Teoría del Color: Itten, Kandinsky, Albers y Klee

Descubre con nosotros Bauhaus y la Teoría del Color. Conoce los puntos de vista de Itten, Kandinsky, Albers y Klee sobre ella.

Bauhaus y la Teoría del Color

Teoría del Color

Ya sea usted artista, propietario de una vivienda que elige una paleta de colores para su salón, o ambas cosas, ya sabe que el color tiene un profundo efecto psicológico en todos nosotros.

Gran parte de nuestra forma de ver, enseñar y hablar sobre el color procede de cuatro destacados profesores de la Bauhaus, una escuela de arte alemana cuya influencia aún se deja sentir hoy en día.

¿Qué es La Bauhaus? Introducción

La Bauhaus fue una escuela de arte y diseño que inspiró el movimiento del mismo nombre. Se fundó en 1919 en Weimar (Alemania), aunque se trasladó a Dessau y más tarde a Berlín.

La Bauhaus solo funcionó hasta 1933. Cerró debido al constante acoso del partido nazi, que condenó a notables artistas de la Bauhaus como Wassily Kandinsky por degenerados. Los nazis veían el modernismo, el movimiento más amplio del que formaba parte la Bauhaus, como un síntoma de la enfermedad traída por comunistas y judíos.

A pesar de su corta existencia, la Bauhaus ha tenido una influencia duradera en muchos tipos de arte. La escuela impartía clases de diseño y publicidad, carpintería, escultura, materiales de construcción, matemáticas y, por supuesto, color y teoría del color. Ahora vamos a adentrarnos en la teoría del color de la Bauhaus, tal y como la enseñaron Johannes Itten, Wassily Kandinsky, Paul Klee y Josef Albers.

Johannes Itten

De 1919 a 1923, Itten fue maestro y director adjunto de la Bauhaus. Este nombramiento se produjo después de que Itten, originario de Suiza, abriera una escuela de arte privada en Viena.

Itten fue el responsable de desarrollar el curso preliminar de la Bauhaus, revolucionario en su época. Normalmente, los estudiantes de arte empezaban su estancia en una escuela de arte copiando las obras de otros artistas. Esto les permitía dominar el uso de los materiales y las habilidades técnicas antes de crear sus propias obras.

circulo cromatico Johannes Itten

Sin embargo, en el curso de Itten, se animaba a los alumnos a crear sus propias piezas, a menudo abstractas, basadas en sus percepciones del mundo. En el curso se les enseñaba el equilibrio y el uso de los materiales para ayudarles a construir una base, pero nunca se prescribía el uso creativo de los distintos medios.

Una parte integral de este curso preliminar era la teoría del color. Itten pedía a los alumnos que analizaran el uso del color (y los efectos que tenía en el espectador) en obras abstractas. Una vez que los alumnos comprendían el impacto del color, empezaban a estudiar obras de arte más representativas y analizaban su significado.

Circulo cromatico

Dicho esto, el enfoque del color de Johannes Itten ayudó a configurar la forma en que incluso los no artistas ven el color. Si alguna vez has asistido a una clase de arte en la que había una rueda de colores en la pared, puedes agradecérselo a Itten. Su círculo cromático divide los colores primarios, secundarios y terciarios, y también muestra las gradaciones entre ellos.

Itten también fue la primera persona en designar los colores como cálidos o fríos, y asoció fuertemente los colores con los estados de ánimo. Es posible que haya oído que las paredes rojas de un comedor estimulan el apetito, o que las azules crean una sensación de confort y paz. Esto es una prueba más de las duraderas aportaciones de Itten a la teoría del color.

Itten también veía la importancia del contraste en cualquier tipo de obra artística, y su enseñanza abarcaba siete tipos diferentes de contraste:

  1. Contraste de saturación
  2. Contraste claro/oscuro
  3. Contraste de la extensión
  4. Contraste complementario
  5. Contraste simultáneo
  6. Contraste de tono
  7. Contraste entre colores cálidos y fríos

Johannes Itten abandonó la Bauhaus poco después de empezar en ella, principalmente por desacuerdos con la escuela. Sin embargo, Wassily Kandinsky, su sucesor, también contribuyó en gran medida a la teoría del color tal y como la conocemos hoy.

Wassily Kandinsky

Puede que ya conozca a Kandinsky por sus obras de arte surrealistas y geométricas. La obra de Kandinsky parece cobrar vida con el color, y gran parte de ello se debe a su profunda y detallada comprensión del significado del color. Kandinsky veía el color de forma sinestésica. Es decir, asociaba ciertos colores con tonos musicales o incluso con determinadas formas.

Kandinsky enseñó en la Bauhaus desde 1922 hasta su cierre en 1933, pero su interés por el color y sus efectos en las personas comenzó mucho antes. El libro de Kandinsky de 1910, Concerning the Spiritual in Art, lleva al lector a través de diferentes colores y las percepciones de Kandinsky sobre ellos. Sobre el verde, Kandinsky escribe: Podría comparar el verde completo con la calma, la meditación, los tonos medios de un violín.

Wassily Kandinsky color

Relaciona el color blanco con una pausa musical: El color blanco afecta a nuestra psique como un gran silencio, que es para nosotros absolutamente. Internamente, suena como un no_sonido, que se asemeja bastante a una pausa en la música. Este silencio no está muerto, está lleno de posibilidades.

El movimiento de la Bauhaus se caracterizaba, entre otras cosas, por un examen minucioso del color, y las enseñanzas de Kandinsky se basaban en la relación que Itten establecía entre el color y el estado de ánimo y los sentimientos. La visión sinestésica del color de Kandinsky también reflejaba parte de la teoría del color de Paul Klee.

Paul Klee

La estancia de Paul Klee en la Bauhaus coincidió en cierta medida con la de Kandinsky. Klee enseñó allí de 1921 a 1931. El fue un célebre artista abstracto cuyas obras contribuyeron a dar forma a los movimientos de la Bauhaus, el surrealismo y el expresionismo.

Klee elaboró un libro sobre el oficio artístico, Credo creativo, que se publicó en 1920. El lema del libro era El arte no reproduce lo visible: más bien, lo hace visible. No es de extrañar que este eslogan refleje en gran medida la misión de la Bauhaus: animar a los artistas a crear arte significativo basado en sus propias percepciones y no en la realidad. En gran medida como resultado de su libro, en 1920 se le pidió a Klee que se uniera al cuerpo docente de la Bauhaus, y él aceptó.

Paul Klee

Paul Klee era un violinista de talento, por lo que no es de extrañar que su enfoque de la teoría del color también incorporara referencias a la música. En particular, relacionó los colores complementarios con la idea de notas en armonía. También observó que los sonidos disonantes y los colores chocantes tenían efectos similares en los espectadores y oyentes.

Klee fue muy influyente en varios movimientos artísticos, y su influencia se debió en gran medida a su forma de ver y enseñar el color. En la Bauhaus, Klee animó a sus alumnos a ir más allá del uso tradicional del color: representar con precisión las cosas que se ven en el mundo físico. Al desvincular el color de este propósito tradicional, Klee pudo revolucionar su propio arte y ayudar a sus alumnos a revolucionar el suyo.

Josef Albers

Josef Albers, artista alemán, fue alumno de la Bauhaus antes de convertirse en profesor en 1925. Albers adoptó un enfoque del color ligeramente distinto al de sus predecesores. En su libro Interacción del color, escribió que en la percepción visual, un color casi nunca se ve como es realmente, como es físicamente. Este hecho hace del color el medio más relativo del arte.

Albers escribió Interacción del color mucho después de abandonar la Bauhaus, pero su enfoque único, y especialmente su atención al carácter engañoso del color, tuvo una gran repercusión en su enseñanza. Pero, ¿qué se entiende por engaño del color? Albers se refería concretamente a las relaciones entre los distintos colores. Por ejemplo, según los colores que los rodeen, dos cuadrados idénticos pueden parecer más oscuros o más claros.

Como muchos artistas y profesores de la Bauhaus, Albers se centraba en un enfoque más intuitivo del color. Creía que un conocimiento académico del color por sí solo no conduciría a un gran arte, al igual que una comprensión lógica de la composición musical no conduciría a la creación de música. Albers se centraba especialmente en sentir las relaciones entre los colores, en lugar de limitarse a verlos.

Josef Albers

Albers escribió y enseñó mucho sobre la relatividad del color, por lo que no es de extrañar que prestara especial atención a los distintos materiales utilizados en sus cuadros. El solía tomar notas detalladas de los materiales que utilizaba en cada color. Esta cuidadosa atención a la realidad física de la creación del color, combinada con su conciencia del efecto emocional del color, llegó a definir su enfoque del arte y la enseñanza.

Josef Albers abandonó la Bauhaus cuando ésta cerró en 1933, pero emigró a Estados Unidos y continuó allí su carrera docente. En particular, llegó a dirigir el departamento de arte del Black Mountain college, una institución de Carolina del Norte que se centraba en la creatividad por encima de la educación superior más tradicional.

La perdurable influencia de la teoría del color de la Bauhaus

A pesar de su corta existencia, la Bauhaus sigue siendo una de las escuelas de arte más influyentes del siglo XX. Hoy en día, todavía podemos ver la influencia de la Bauhaus (y en particular, su influencia en la teoría y aplicación del color). Una de las mayores repercusiones de la Bauhaus ha sido en el diseño. Las formas geométricas y los patrones llamativos, todos ellos con un equilibrio de colores cuidadosamente seleccionado, eran un elemento básico del arte de la Bauhaus, y se pueden ver estos diseños reflejados en el arte abstracto geométrico moderno.

A pesar de la rica teoría del color enseñada por Itten, Kandinsky, Klee y Albers, muchos artistas de la Bauhaus adoptaron un enfoque minimalista del diseño, que todavía podemos ver hoy. Innumerables vallas publicitarias y anuncios de Internet incorporan un visual minimalista respaldado por una (sin duda cuidadosamente seleccionada) salpicadura de color.

Por supuesto, no hace falta ser un artista para entender y apreciar el enfoque de la Bauhaus sobre el color. Al fin y al cabo, muchos de estos profesores valoraban más la percepción individual y las sensaciones que provocaban los colores que la comprensión académica del funcionamiento del arte y el color. Puede que la Bauhaus no haya existido mucho tiempo, pero no hay que buscar mucho para encontrar pruebas de su influencia.

Valora este artículo

Deja un comentario